Mecanismos de extinción de incendios

Los incendios se componen de cuatro componentes básicos: Combustible, Comburente, Energía de activación y Reacción en cadena. Si eliminamos uno de los 4 elementos conseguiremos la extinción del incendio. Dependiendo del elemento que pretendamos eliminar surgirán distintos mecanismos para sofocar el fuego:

Dilución: Eliminar el elemento combustible.

Sofocación: Eliminar el oxígeno (comburente), o impedir que los gases que desprenden los materiales entren en contacto directo con el oxígeno del aire. Un ejemplo puede ser una sartén ardiendo, si tapamos con una tapadera el fuego se detiene. En este sentido conviene tener una manta ignífuga ya que nos permite apagar pequeños incendios muy Rápidamente.

Enfriamiento: Esté método de extinción se basa en bajar la temperatura hasta que el material que arde deja de emitir vapores y por tanto el fuego se sofoca. Para ello debemos usar un medio extintor que sea capaz de enfriar muy rápido. El ejemplo más claro de este caso es cuando apagamos un fuego con agua.

Inhibición: Aquí se apaga el incendio rompiendo la reacción en cadena. Se trata de que no se trasmita calor de unos elementos a otros. En este caso se apagaría el incendio por medio de compuestos químicos que reaccionan con los vapores del fuego, como es el caso de halones.

Share

Causas más frecuentes de los incendios

Para una correcta prevención de incendios es necesario conocer las causas más comunes del fuego. Hay infinidad de causas pero vamos a enumerar las más habituales. Conociendo las causas podemos protegernos del fuego simplemente evitándolas.

Causas habituales de incendio:

Naturaleza: la propia naturaleza es el causante de un buen número de incendios forestales. Si encima la ayudamos más probabilidades de incendio, por ejemplo dejar cristales en el campo puede causar efecto lupa y provocar un incendio, otra son rayos, volcanes.

En incendios forestales causas humanas: estas son desde una mala vigilancia de los montes hasta un fuego para asar chuletas pasando por dejar basura en el campo, tirar colillas encendidas, uso de equipos en terrenos forestales (radiales, soldaduras)

Electricidad: Es la causante de muchísimos incendios debido a sobrecargas, cortocircuitos, etc. Nuestras instalaciones eléctricas deben estar siempre en perfecto estado y con los fusibles que corresponda (no se debe “puentear” fusibles ni limitadores).

Aparatos de llama en los hogares: chimeneas, estufas, braseros.

Gases inflamables: los gases inflamables, como su nombre indica, pueden explotar al mezclarse con el aire.

Líquidos inflamables: Estos líquidos son los que desprenden gases inflamables y como en el caso anterior puedes llegar a producir una explosión y por tanto un incendio

Electricidad estática: puede llegar a provocar un incendio porque al frotar dos elementos se produce electricidad estática si en ese frotamiento aparecen además chispas la mezcla de ambas cosas provocan el fuego. En estos casos es importantísimo usar tomas de tierra para evitar dicha electricidad.

Share

Química del fuego: Resultado de la combustión

Cuando se produce el incendio o combustión se obtienen cuatro elementos principales como resultado de esa combustión: la llama, el humo, el calor y gases.

Es importante tenerlos en cuenta para saber unas medidas se seguridad básicas contra incendios. El humo y los gases en la mayoría de las ocasiones causan más muertes que las llamas o al calor.

HUMO: El humo son partículas visibles producidas por la incompleta combustión, llegando a impedir según su densidad el paso de luz. Lo más peligroso del humo es que daña el aparato respiratorio muy rápidamente, es por eso que hay que intentar escapar de él siempre. Además provoca irritación en los ojos y tos. El color del humo varía en función del material del incendio, sus colores principales son:

–         Gris pálido o blanco: el fuego arde sin problemas, libremente

–         De gris oscuro a negro: suele indicar falta de oxígeno en el fuego y un fuego muy caliente

–         Violeta, rojo o amarillo: este tipo de colores suele indicar presencia de gases tóxicos en el incendio.

LLAMA: La llama propiamente dicha es un gas incandescente. La llama es el resultado del fuego en una combustión en un llamaambiente rico en oxígeno (el aire) y se caracteriza por su luminosidad y por ser el elemento destructivo de la combustión.

Al ser la llama un gas en el caso de un incendio producido por gases es el mismo gas el que entra en una fase incandescente muy destructiva. En el caso de combustibles líquidos estos se volatilizan debido al calor y se produce la llama. Si el combustible es sólido el gas se produce por descomposición en elementos volátiles para producirse la llama.

CALOR: Este es un factor importantísimo en la prevención de incendios. El calor, aunque mucha gente lo desconozca, es el culpable de muchos incendios. El calor es capaz de transformar materiales líquidos y sólidos en gas con el posterior incendio. El calor también puede ser en si mismo una energía de activación para iniciar un fuego. Entender como actúa y se transmite el calor es clave ya que es la cuusa directa de los incendios y de la expansión de los mismos. Para poder analizar el calor debemos explicar las diferentes formas de como se transmite el calor:

  • Conducción: es el calor que se trasmite de un punto a otro por contacto directo. Si ponemos una cacerola en el fuego el calor se lo aplicamos en la base pero al poco tiempo por conducción también estará caliente la parte superior.
  • Convección: es la transmisión de calor por medio del aire. El aire caliente se mueve al pesar menos que el aire frío. Un ejemplo claro puede ser un edificio en llamas, el fuego normalmente irá hacia las plantas superiores por culpa de la convección. Es importante conocer esto para saber por donde atacar un incendio. En el caso de un incendio forestas el viento traslada el fuego por convección.
  • Radiación: paso de calor de una cuerpo a otro sin estar en contacto directo, dos cuerpos separados por un espacio. El ejemplo universal puede ser el Sol, si un día caluroso cogemos una piedra negra puesta al sol posiblemente queme, el Sol le ha pasado calor por Radiación. Es importante conocer que objetos o materiales pueden absorber esta radiación para elegir la forma adecuada de atacar un incendio.
  • Contacto con la llama: cualquier combustible en contacto con una llama es capaz de arder. Si acercamos un papel a la llama de una cerilla el papel arde.

GASES: Son uno de los elementos más peligrosos del incendio, los gases son el resultado de la combustión y en la mayoría de las ocasiones son tóxicos para el cuerpo humano. Los gases más comunes en los incendios:

  • Monóxido de carbono: su mayor peligro es que es inodoro e incoloro, impide a la sangre transportar correctamente oxígeno por el cuerpo y puede ser mortal.
  • Dióxido de carbono: en sí mismo no es venenoso, el peligro es que el CO2 desplace al oxígeno pudiendo provocar la muerte por asfixia. Este gas también es usado para extinguir incendios, pues al desplazar al oxígeno se elimina el comburente y se extingue el fuego.
  • Cianuro de hidrógeno: aparece cuando en el incendio hay combustibles que tienen hidrógeno, lanas y prendas textiles sintéticas.
  • Ácido clorhídrico: aparece en fuegos donde hay materiales plásticos como el PVC.

Share

Tipos de combustión, química del fuego

Antres de describir los tipos de combustión recordemos un artículo anterior explicando qué es la combustión: Combustibles, comburentes y energía de activación, la combustión es un proceso químico mediante el cual un combustible a través de un comburente y por medio de una energía de activación inicia un proceso de oxidación con desprendimiento de calor, llamada reacción exotérmica.

En el proceso de combustión los combustibles sólidos se descomponen por la elevada temperatura hasta llegar a un estado de formación de gases que pueden ser oxidados, y por tanto aparece el fuego.

En el caso de combustibles líquidos pasan a estado de gas y a continuación se inicia el fuego o incendio.

TIPOS DE COMBUSTIÓN

Combustiones lentas: Se caracterizan por la poca emisión de calor y no emiten luz. Son típicas en lugares donde hay poco oxígeno (comburente), o cuando el combustible es muy compacto. Ejemplos de este tipo de combustión pueden ser lugares cerrados como sótanos, lugares sin ventilación donde el mismo humo hace que disminuya el oxígeno. El gran peligro de estos incendios es que si entra oxígeno el incendio sufrirá una rápida aceleración e incluso explosión. Si hay un incendio así hay que intentar evitar que entre aire limpio. Si abrimos puertas o ventanas de golpe un incendio que estaba en principio controlado puede en segundo ser un incendio incontrolable.

Combustiones rápidas: Son las que desprenden luz y calor. Un incendio de los que todos hemos visto. Un incendio forestal sería un buen ejemplo.

Si la combustión es muy rápida es cuando aparecen las explosiones. Dentro de las explosiones hay dos tipos:

Las deflagraciones que es cuando la propagación de las llamas es menor a la velocidad del sonido

Las detonaciones cuando la propagación del frente de fuego supera la velocidad del sonido.

Temas relacionados que pueden interesarte: Tipos de fuego, Tipos de extintores, Tipos de incendios, tipos de combustión

Share

Química del Fuego: Combustibles, comburentes y energía de activación

Para una correcta protección contra incendios se hace necesario conocer los distintos elementos del fuego para lograr así correcta seguridad contra incendios. Para que el fuego de produzca deben coexistir tres elementos esenciales: Combustible, un comburente y una energía para activar el fuego. Sin la existencia de uno de estos tres elementos no hay fuego. Por eso conocerlos es clave para prevenir incendios y para luchar contra ellos cuando se producen.

Combustible: Es cualquier material que en presencia de oxígeno y aplicándole una energía de activación es capaz de arder. En resumen cualquier tipo de elemento que pueda arder. Los combustibles según su categoría podemos dividirlos en:

  • Combustibles sólidos: Carbón, madera, plástico, papel, etc.
  • Combustibles líquidos: suelen ser materiales procedentes del petróleo como gasolinas, aceites y otros como alcohol, aceites vegetales, barnices, disolventes, etc.
  • Combustibles gaseosos: Los gases inflamables que todos conocemos como el butano, gas natural, propano, hidrógeno, etc.

Comburente: En la sustancia que permite que el combustible pueda arder. Hay varios comburentes pero el más normal es el oxígeno. En casi la totalidad de incendios el comburente normal es el oxigeno que esté presente en el aire en un 21%. Esto que parece obvio es importante porque en un incendio podríamos conseguir apagarlo simplemente eliminando el oxígeno.

Energía de activación: es el detonador que produce un incendio, la fuente del fuego. Es la energía necesaria para que se inicie la reacción del fuego y por tanto el incendio. Esta energía puede provenir de infinidad de acciones, objetos u otros pero lo normal son cosas como cortocircuitos, una sobrecarga eléctrica.

Conociendo los elementos del fuego sabremos que material contra incendios son apropiados para nosotros. Este material deberá servirnos para poder eliminar uno de los tres componentes del fuego, ya que eliminando tan sólo uno de ellos conseguiremos extinguir un incendio.

Share