Enseñar a los niños a protegerse de un incendio

En la mayoría de ocasiones los niños no saben como actuar en caso de incendio y suelen cometer errores fatales por culpa de este desconocimiento. Por eso es importante decirle a los niños las normas básicas de actuación e incluso hacer con ellos algún tipo de simulacro. Es clave explicar a los más pequeños que lo más peligroso de un incendio son los gases (humo) y explicarles como protegerse de ellos. Las reglas básicas de actuación frente a incendios que debemos enseñar a los niños son:

– En caso de fuego cubrirse la boca y nariz con alguna prenda húmeda (toalla, camiseta, o lo que se pueda coger) para evitar la inhalación de humo.

– Para escapar del fuego siempre hay que moverse lo más pegado al suelo, normalmente gateando, ya que el humo tiende a ascender y cuanto más cerca del suelo estemos menos probabilidad de inhalar humo.

– Antes de abrir una puerta siempre hay que tocarla antes y si está caliente no abrirla bajo ningún concepto.

– Siempre escapar por escaleras, nunca por el ascensor, ya que el hueco del ascensor es una chimenea ideal para el fuego.

– Hay que hacerles ver que en caso de incendio nunca deben detenerse a buscar objetos personales, mascotas, ni llamar por teléfono. Sólo deben pensar en salir del edificio.

– Una vez fuera del incendio nunca un niño debe volver a entrar a buscar algo o a alguien.

– En caso de fuego en la ropa hay que enseñarles a tirarse al suelo y rodar sobre sí mismos para apagar el fuego de la propia ropa.

Hacer simulacros de incendio con los niños en casa es la mejor manera de que aprendan.

Si en el colegio hacen simulacros deberíamos hacer lo mismo en casa. Es la mejor forma de que los niños sepan como actuar y planteando este tipo de juegos ellos aprenden porque se divierten.

Para plantear un simulacro debemos enseñarles primero las pautas anteriores y concertar un punto de encuentro en el exterior de la casa. Una vez que lo tengan claro hay que ponerles un reto, en este caso será el tiempo. Nos marcaremos como objetivo que toda la familia debe estar en el punto de encuentro marcado en el exterior de la casa en menos de 3 minutos. Esto es importante porque así los niños mecanizan que no pueden entretenerse en buscar nada ni a nadie. Una vez que demos la “alarma de incendio” cronometramos y vemos como han actuado. Deben protegerse las vías respiratorias, salir de la casa a gatas pegados al suelo, etc.

Si la primera vez no sale bien esperamos un par de días y repetimos el simulacro hasta que salga bien.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *