Materiales para apagar incendios: agentes extintores líquidos

Los productos que se usan para apagar incendios son los llamados agentes extintores. Su forma de actuar contra el fuego por diferentes mecanismos los hemos descrito ya en artículos anteriores. Ahora describimos las propiedades de estos agentes extintores para saber cuando usarlos:

Líquidos: Agua y espuma

Agua: Es el agente más conocido, sofoca los incendios por enfriamiento. El agua absorbe el calor del fuego de forma muy rápida y se evapora. Es un agente ideal para apagar fuegos de clase A (materiales sólidos).

No debe utilizarse en fuegos de clase B (líquidos) ya que normalmente el agua es mas densa que los combustibles líquidos habituales y el combustible se situaría encima del agua sin conseguir extinguir el fuego.

Tampoco debe usarse en presencia de corriente eléctrica por su gran conductividad. El riesgo de electrocución en fuegos donde pueda existir corriente eléctrica. Antes de usar agua habría que desconectar la corriente. Por ejemplo si hay un incendio en una cocina donde hay horno, neveras, etc. no debemos usar agua sin no estamos absolutamente seguros de que no existe corriente eléctrica. Es por esto que conviene tener extintores polvo en este tipo de lugares ya que evitan el riesgo de electrocutarse. Se pueden comprar extintores por internet y su precio es más que asequible.

Espuma: La espuma es una mezcla de un producto químico con agua. La espuma apaga los incendios por sofocación aislando el combustible del oxígeno (comburente). Es cierto que la espuma también enfría y por tanto ayuda aún más a la extinción del incendio.

La espuma es apta para sofocar fuegos de clase A (sólidos) y clase B (Líquidos). Pero como en el caso anterior la espuma es conductora de electricidad y no debemos usarla en fuegos donde pueda existir corriente eléctrica.

Share