Tipos de combustión, química del fuego

Antres de describir los tipos de combustión recordemos un artículo anterior explicando qué es la combustión: Combustibles, comburentes y energía de activación, la combustión es un proceso químico mediante el cual un combustible a través de un comburente y por medio de una energía de activación inicia un proceso de oxidación con desprendimiento de calor, llamada reacción exotérmica.

En el proceso de combustión los combustibles sólidos se descomponen por la elevada temperatura hasta llegar a un estado de formación de gases que pueden ser oxidados, y por tanto aparece el fuego.

En el caso de combustibles líquidos pasan a estado de gas y a continuación se inicia el fuego o incendio.

TIPOS DE COMBUSTIÓN

Combustiones lentas: Se caracterizan por la poca emisión de calor y no emiten luz. Son típicas en lugares donde hay poco oxígeno (comburente), o cuando el combustible es muy compacto. Ejemplos de este tipo de combustión pueden ser lugares cerrados como sótanos, lugares sin ventilación donde el mismo humo hace que disminuya el oxígeno. El gran peligro de estos incendios es que si entra oxígeno el incendio sufrirá una rápida aceleración e incluso explosión. Si hay un incendio así hay que intentar evitar que entre aire limpio. Si abrimos puertas o ventanas de golpe un incendio que estaba en principio controlado puede en segundo ser un incendio incontrolable.

Combustiones rápidas: Son las que desprenden luz y calor. Un incendio de los que todos hemos visto. Un incendio forestal sería un buen ejemplo.

Si la combustión es muy rápida es cuando aparecen las explosiones. Dentro de las explosiones hay dos tipos:

Las deflagraciones que es cuando la propagación de las llamas es menor a la velocidad del sonido

Las detonaciones cuando la propagación del frente de fuego supera la velocidad del sonido.

Temas relacionados que pueden interesarte: Tipos de fuego, Tipos de extintores, Tipos de incendios, tipos de combustión

Share

Química del Fuego: Combustibles, comburentes y energía de activación

Para una correcta protección contra incendios se hace necesario conocer los distintos elementos del fuego para lograr así correcta seguridad contra incendios. Para que el fuego de produzca deben coexistir tres elementos esenciales: Combustible, un comburente y una energía para activar el fuego. Sin la existencia de uno de estos tres elementos no hay fuego. Por eso conocerlos es clave para prevenir incendios y para luchar contra ellos cuando se producen.

Combustible: Es cualquier material que en presencia de oxígeno y aplicándole una energía de activación es capaz de arder. En resumen cualquier tipo de elemento que pueda arder. Los combustibles según su categoría podemos dividirlos en:

  • Combustibles sólidos: Carbón, madera, plástico, papel, etc.
  • Combustibles líquidos: suelen ser materiales procedentes del petróleo como gasolinas, aceites y otros como alcohol, aceites vegetales, barnices, disolventes, etc.
  • Combustibles gaseosos: Los gases inflamables que todos conocemos como el butano, gas natural, propano, hidrógeno, etc.

Comburente: En la sustancia que permite que el combustible pueda arder. Hay varios comburentes pero el más normal es el oxígeno. En casi la totalidad de incendios el comburente normal es el oxigeno que esté presente en el aire en un 21%. Esto que parece obvio es importante porque en un incendio podríamos conseguir apagarlo simplemente eliminando el oxígeno.

Energía de activación: es el detonador que produce un incendio, la fuente del fuego. Es la energía necesaria para que se inicie la reacción del fuego y por tanto el incendio. Esta energía puede provenir de infinidad de acciones, objetos u otros pero lo normal son cosas como cortocircuitos, una sobrecarga eléctrica.

Conociendo los elementos del fuego sabremos que material contra incendios son apropiados para nosotros. Este material deberá servirnos para poder eliminar uno de los tres componentes del fuego, ya que eliminando tan sólo uno de ellos conseguiremos extinguir un incendio.

Share